La Educación Técnico Profesional frente a la crisis

La crisis sanitaria producto de la Pandemia que vive Chile y el mundo y los efectos en la economía que avanza a pasos agigantados hacia una recesión que impactará en distintos sectores de la sociedad no está pasando en vano para el sistema de educación técnico profesional.

En Chile el 39% de la matrícula de 3° y 4° Medio del país es Técnico Profesional, y más de la mitad de los alumnos de 1er año van a un Centro de Formación Técnica o Instituto Profesional. La mayoría de los estudiantes provienen de contextos de mayor vulnerabilidad, concentrando en promedio un 83% de los estudiantes más vulnerables.

Así también existen 47 CFT en Chile, de los cuales 15 están acreditados por el Estado. Los restantes se encuentran hasta la fecha en un proceso de acreditación que hasta el momento no da luces de ser resuelto. En estos momentos cada institución se está adaptando a la contingencia, pero la pregunta es ¿Cómo afectará esta crisis el desarrollo de la educación técnico profesional? ¿Cuántas instituciones podrán sobrevivir al impacto de esta crisis?

La realidad es que hay actualmente 34 mil estudiantes que se están viendo afectados en su formación. Muchas de las familias han visto una merma en sus ingresos, es decir, hay razón suficiente para dejar de cancelar la mensualidad de los estudios de sus hijos/as, y como consecuencia estos jóvenes están abandonando sus carreras.

Es aquí entonces donde claramente se observa que la educación técnico profesional tiene desafíos asociados a la sobrevivencia en crisis económica, a la adaptación tecnológica en este nuevo escenario y a la sostenibilidad y diversidad del sistema, ya que hay una concentración de oferta educacional en CFT e IP que acceden a gratuidad y por lo tanto pueden sobrevivir a las inclemencias de la crisis.

Pero hay otro grupo importante de instituciones que no cuenta con estos recursos para sostener una situación económica como la que estamos viviendo. Es decir, se abre una brecha que si no es enfrentada con altura de miras, podría producir daños irreversibles para la etapa de recuperación y desarrollo económico pos pandemia que ya comenzó con el estallido social. El sistema no será capaz de continuar con la formación de capacidades técnicas de jóvenes en todo Chile.

Estos CFT e IP se encuentran en la encrucijada de buscar estrategias para mantener en sus aulas y laboratorios. Y esto es solo una parte porque este problema se está dando a todo el  nivel de formación profesional. El tema es ¿qué opciones entrega el Estado a estas instituciones? ¿Cómo se evita desde todos los actores involucrados en la educación de estos jóvenes que abandonen su formación y que por ende se produzca un daño irreversible en el sistema de formación técnica profesional?

¿Si aquellos CFT e IP que acceden a gratuidad se ven afectados con la crisis económica, qué queda para el resto de estas instituciones que ya pueden observar la suspensión de matrículas por la recesión? ¿Qué pasará con estos proyectos de formación profesional educativos muy especializados, orientados al medio ambiente, al arte y la formación tecnológica, entre otros campos?

Bien sería conocer lo que el Ministerio de Educación propone como plan de emergencia para el resto de las instituciones, porque ¿Cuál será el instrumento financiero que apoyará a las instituciones restantes que no tienen derecho a gratuidad? Si ya se observa una disminución de un 10% de la matrícula es totalmente posible destinar recursos para crear una beca Covid-19 para instituciones que no tienen apoyo; o, permitir el acceso a las Becas Nuevo Milenio para los estudiantes. Un crédito COVID también podría servir de apoyo a las instituciones, para sobrevivir.

A nuestro juicio a través de este instrumento es posible que la diversidad institucional se mantenga, se puede reducir la concentración y dar continuidad al aporte de las instituciones. El desafío de la educación técnica depende de un apoyo de rescate más equitativo y democrático para todos los estudiantes del sistema de formación técnica a lo largo de todo Chile.

Juan Matulic Moreno

Presidente de CONIFOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.